Estupor y temblores, de Amèlie Nothomb. Una novela de humor ácido para enterarnos de la situación actual de las mujeres en Japón y reirnos de todos los jefes del mundo.

Esta novela nos cuenta la historia de Amèlie, una joven belga de 22 años emigrada a Japón, cuando entra a trabajar en Tokio para una de las mayores empresas del mundo, Yamamoto. Esta empresa es la quintaesencia de la cultura empresarial nipona, en la que lo importante no es tanto cuánta gente tienes por debajo, sino cuantos superiores. En esta estructura fuertemente jerarquizada, un inferior debe presentarse ante su jefe con "estupor y temblores", tal como exigía el emperador del Sol Naciente a todos sus súbditos.

Así se presenta Amèlie, dispuesta a luchar contra su doble desventaja, ser occidental y mujer, para lograr integrarse en Yamamoto. Pero nunca acierta con su actitud, no termina de comprender qué es lo que se espera de ella, fotocopiando una y otra vez los mismos documentos. Además, Amèlie está completamente abrumada por la belleza de su jefa, una auténtica beldad nipona, pero fría como su nombre, Fubuki, que significa tormenta de hielo.

Tras bajar desde contabilidad a los cafés y la fotocopiadora, Amèlie sigue su caída imparable en la escala laboral, acabando por ocuparse de los lavabos. Pero no pierde el entusiasmo ni en los momentos más duros y hasta se compadece de Fubuki, que como tantas mujeres japonesas (y algunas no tan lejanas) se ven en la imposible tarea de triunfar en el trabajo y casarse. Porque si dedica todo su tiempo a subir en la empresa, ¿dónde encontrar el tiempo para tener una mínima aventura? Y si se dedica a buscar marido, nunca demostraría la total dedicación que requiere un ascenso.

La empresa es una máquina de funcionarios que "sólo" pretende la sumisión total de los empleados. Debe desaparecer todo rasgo de individualidad en favor del conjunto y sus complicadas jerarquías. Sin contarnos nada de lo que sucede fuera de Yamamoto, Amèlie va realizando una radiografía de nuestro sistema económico y su perversidad. Y cuando reciba una nota de Fubuki, pasados los años y ya como novelista en Francia, todo parecerá un sueño. Una pesadilla, pero con una caracajada y un guiño de esperanza.

Amèlie Nothomb nació en Kabe (Japón) en 1967. Su familia procede de Bruselas, donde reside actualmente, aunque pasó su infancia y adolescencia en Extremo Oriente, principalmente en China y en especial en Japón. Hasta la fecha ha publicado ocho novelas que le han valido numerosos galardones. En nuestro país, Circe ha publicado Higiene del asesino, Las catilinarias y Atentado. Estupor y temblores obtuvo el Gran Premio de la Academia Francesa y el modernísimo premio Internet, otorgado por primera vez por los lectores internautas, y encabezó en Francia durante meses las listas de libros más vendidos.

1.700 ptas. - 143 pgs.